CHAU...ADIOS A LA LIBERTAD EN BLOG


ESTE ES MI NUEVO SITIO,(todavía en construcción),AL CUAL ME TRANSLADO, CUANDO BLOGGER APLIQUE CENSURA. GRACIAS.

MIENTRAS PUEDA SEGUIRE EN ESTE BLOG




viernes, 23 de septiembre de 2011

El Dr. Hamer y la Nueva Medicina Germánica .-

El Dr. Hamer y la Nueva Medicina Germánica


La investigación del Dr. Hamer comenzó en 1979, después de la trágica pérdida de su hijo Dirk. Poco después de la muerte de Dirk, el Dr. Hamer fue diagnosticado de cáncer.

Debido a que él nunca antes había estado gravemente enfermo, él asumió que el desarrollo de su cáncer podría estar directamente relacionado con el evento traumático que había experimentado.

En aquel tiempo el Dr. Hamer era internista en jefe de una clínica oncológica en la Universidad de Munich, Alemania. Fue ahí que él comenzó a estudiar a sus pacientes de manera sistemática, observando las causas, el desarrollo y los procesos de curación de sus cánceres.

¡Lo que descubrió fue revolucionario!

El Dr. Hamer encontró que cada enfermedad se origina de una experiencia traumática inesperada.

Él estableció que tal choque repentino afecta no sólo a la psique, sino también al mismo tiempo (visible en un escáner cerebral) a la parte del cerebro que corresponde biológicamente al trauma específico. Que el cuerpo responda al evento inesperado con un crecimiento tumoral (cáncer), con una degeneración tisular, o con una pérdida funcional, está determinado por el tipo exacto de conflicto traumático.

A la fecha, el Dr. Hamer ha sido capaz de confirmar estos descubrimientos con más de 40.000 estudios de caso. Debido a que la CURACIÓN sólo puede ocurrir después de que el conflicto ha sido resuelto, la terapia de la Nueva Medicina Germánica® se enfoca en identificar y resolver el trauma original.

El Dr. Hamer es el primero en probar científicamente que el cáncer, por ejemplo, no es como se pensaba antes una proliferación de células cancerígenas mortales sin sentido, sino más bien el resultado de un Programa Biológico especial y significativo de la Naturaleza, que ha sido exitosamente practicado durante millones de años de evolución.

La Nueva Medicina Germánica® ofrece una comprensión completamente nueva de lo que llamamos comúnmente «enfermedad».

Al entender las Cinco Leyes Biológicas que el Dr. Hamer descubrió, nos volvemos libres del miedo y el pánico que frecuentemente vienen como resultado del inicio de una enfermedad. ¡Verdaderamente, un regalo a la humanidad!

Desde 1988, los descubrimientos del Dr. Hamer han sido probados y verificados por muchos médicos y asociaciones profesionales por medio de documentos firmados.

La GNM del Dr. Hamer tiene un índice de éxito del 92%.


BIOGRAFÍA DEL DR. HAMER

El Dr. Ryke Geerd Hamer nació en 1935 en Frisia (Alemania), estudió medicina y teología en la Universidad de Tübingen. A la edad de 22 años, completó su título de maestro en teología y cuatro años después, recibió su licencia profesional de doctor en medicina. Los años siguientes ejerció en diferentes clínicas universitarias en Alemania.

En 1972 el Dr. Hamer completó su especialización en medicina interna y comenzó a trabajar en la Clínica Universitaria de Tübingen como internista a cargo de pacientes con cáncer. Al mismo tiempo, ejerció práctica médica privada con su esposa la Dra. Sigrid Hamer, a quien había conocido durante sus estudios en Tübingen. Él también mostró un extraordinario talento para inventar equipos médicos.

Entre otros, le pertenece la patente de un escalpelo eléctrico no traumático (Escalpelo Hamer) que corta 20 veces más fino que un bisturí, una sierra especial para hueso en cirugía plástica, y una mesa de masaje que se ajusta automáticamente a los contornos del cuerpo.

El Dr. Hamer recibió durante largos años el respeto y la admiración de sus colegas, y la estima de sus numerosos pacientes. Su carrera profesional e investigaciones —clásicas y ortodoxas—, reforzaban día a día su posición de reputado especialista.

Sus inventos proveyeron los medios financieros al Dr. Hamer y a su familia para irse a Italia, donde él hizo su plan para tratar a los enfermos de los barrios pobres de Roma sin costo alguno. Entonces, llegó el día fatal...


LA MUERTE DE DIRK

A las 3 de la madrugada del 18 de Agosto de 1978, ante el pueblo de Cavallo (Córcega) y en el transcurso de una fiesta celebrada en una nave, un aristócrata italiano, el Príncipe Victor Emmanuel de Saboya, dispara, sin motivos ni causas aparentes, contra Dirk Hamer, de 19 años, que dormía en la cubierta de un barco cercano. Era uno de los hijos del Dr. Hamer. Dirk Hamer fue trasladado todavía con vida a Munich, pero cuatro meses después, el 7 de diciembre de 1978, sucumbió a las heridas, muriendo en los brazos de su padre, en Heidelberg.

La trágica muerte de su hijo unida a las dificultades de la investigación judicial que se llevó a cabo, y al desarrollo de un complicado proceso posterior, afectan profundamente a la familia Hamer. El Dr. Hamer desarrolla al cabo de cuatro meses un cáncer de testículos, en tanto que su esposa, la Dra. Sigrid Hamer, recae consecutivamente en varias enfermedades cancerosas.

Debido a que él nunca había estado seriamente enfermo, el Dr. Hamer postuló que el desarrollo de su cáncer y el de su esposa, podrían estar directamente relacionados con la pérdida inesperada de su hijo, brutal conflicto que vivieron en el más completo aislamiento, y que percibieron como el acontecimiento más grave que les había ocurrido. De hecho, eventualmente él llamó a este choque inesperado un SDH ó «Síndrome de Dirk Hamer» en honor a su hijo Dirk.


LA AVENTURA CIENTÍFICA DEL DR. HAMER

La muerte de Dirk y su propia experiencia con el cáncer llevaron al Dr. Hamer a un viaje científico extraordinario. En aquel tiempo, siendo internista en jefe de una clínica oncológica en la Universidad de Munich, comenzó a investigar las historias de sus pacientes con cáncer y pronto aprendió que, como él, todos ellos habían experimentado un choque inesperado de algún tipo. Pero llevó su investigación mucho más lejos.

Siguiendo la hipótesis de que todos los procesos corporales son controlados desde el cerebro, él analizó los escáneres cerebrales de sus pacientes y los comparó con los registros médicos y psicológicos correspondientes. Para su asombro, encontró una clara correlación entre ciertos «choques de conflicto», cómo se manifiestan estos choques en el órgano, y cómo todos estos procesos están conectados al cerebro.

Hasta entonces, ningún estudio había investigado el origen de la enfermedad en el cerebro ni el papel del cerebro como mediador entre la psique y el órgano enfermo.

El Dr. Hamer descubrió que cada enfermedad se origina por un choque ó trauma que nos toma completamente por sorpresa. En el momento que el conflicto inesperado ocurre, el choque impacta un área específica en el cerebro causando una lesión (más tarde llamada Foco de Hamer), visible en un escáner cerebral como un grupo de anillos concéntricos nítidos. Las células cerebrales que reciben el impacto envían una señal bioquímica a las células del cuerpo correspondientes, provocando el crecimiento de un tumor, la necrosis de un tejido o la pérdida funcional, dependiendo qué capa del cerebro recibe el choque.

La razón del por qué conflictos específicos están irrefutablemente unidos a áreas específicas del cerebro es que, a través de nuestra evolución histórica, cada área del cerebro fue programada para responder de manera instantánea a conflictos que pudieran amenazar nuestra supervivencia. Mientras el tallo cerebral (la parte más antigua de nuestro cerebro) está programada con cuestiones básicas de supervivencia como respiración, reproducción y alimentación, el cerebro (la parte más nueva), está más relacionada con temas de tipo social y territorial.

El Dr. Hamer también descubrió que cada enfermedad progresa a través de dos fases: primero, una fase activa del conflicto, caracterizada por estrés emocional, extremidades frías, falta de apetito, falta de sueño, y posteriormente, en caso de resolver el conflicto, una fase de curación. Este es el periodo en el que la psique, el cerebro y el órgano correspondiente entran en la fase de recuperación, frecuentemente un proceso difícil, marcado por fatiga, fiebre, inflamación, infección, y dolor.

El Dr. Hamer llamó a sus descubrimientos «Las Cinco Leyes Biológicas de la Nueva Medicina», ya que su investigación está completamente acorde a las leyes naturales de la Embriología y a la lógica de la evolución. A través de los años, el Dr. Hamer ha sido capaz de confirmar sus descubrimientos con más de 40.000 estudios de caso.

El resultado de este trabajo científico es la creación de un diagrama «Psique-Cerebro-Órgano» que señala la enfermedad, el contenido del conflicto biológico que la causa, el sitio en el escáner cerebral donde la lesión correspondiente puede ser observada, cómo se manifiesta esa enfermedad en la fase activa del conflicto, y qué se debe esperar en la fase de curación.

La investigación del Dr. Hamer cambia radicalmente las muchas teorías existentes de la medicina convencional. Su explicación de la enfermedad como una interacción significativa entre la psique, el cerebro y el órgano correspondiente refuta la visión de que la enfermedad ocurre por azar o como resultado de un error de la Naturaleza. Basado en criterios científicos probados, la Nueva Medicina Germánica rompe con los mitos de las células cancerígenas malignas o de los microbios destructivos e identifica a las «enfermedades infecciosas» así como a los tumores cancerosos como medidas naturales de emergencia biológica practicadas por millones de años y diseñadas para salvar al organismo, y no para destruirlo como nos fue enseñado.

Enfermedades tales como el cáncer pierden su imagen amenazadora, y son reconocidas como programas especiales significativos de supervivencia biológica con los que cada ser humano nace.


HOSTIGAMIENTO AL DR. HAMER

En Octubre de 1981, el Dr. Hamer presentó su investigación a la Universidad de Tübingen como tesis pos-doctoral. El objetivo era tener probados sus descubrimientos en casos equivalentes para que la Nueva Medicina Germánica pudiera ser enseñada a todos los estudiantes de medicina y los pacientes pudieran beneficiarse de los descubrimientos lo antes posible.

Para su gran sorpresa, el comité de la Universidad rechazó su trabajo y rehusó evaluar su tesis, un caso sin precedentes en la historia de las universidades. Más aún había otra sorpresa. Poco después de haber entregado su tesis, al Dr. Hamer le fue dado un ultimátum, renegar de sus descubrimientos o no ver renovado su contrato. Fue extremadamente difícil para él entender por qué estaba siendo expulsado de la clínica al presentar descubrimientos científicos bien fundamentados. Después de darle de baja, se retiró a su práctica privada donde continuó la investigación. Varios intentos de abrir una clínica privada fallaron debido a esfuerzos concertados para oponérsele.

Cartas de los pacientes del Dr. Hamer dirigidas a las autoridades de salud permanecieron sin respuesta o fueron regresadas con el comentario: «¡No aplicable!».

El 12 de Abril de 1985, después de 29 años de matrimonio y de ver por cuatro niños, Sigrid Hamer fallece, a causa de un infarto agudo de miocardio. Ella nunca se recuperó del pesar por la muerte de su hijo y de la persistente intimidación de la familia de Saboya.

El hostigamiento al Dr. Hamer continuó en 1986, cuando una sentencia de la corte le prohibió continuar la practica de la medicina. A pesar del hecho de que su trabajo científico nunca fue desaprobado, perdió su licencia médica a la edad de 51 años, debido a que se rehusó a renunciar a sus descubrimientos sobre el origen del cáncer y a regirse por los principios de la medicina oficial.

Se prohibió cualquier proceso de revisión, y se declaró al Dr. Hamer como no poseedor de las facultades de control de sí mismo, declarándosele incompetente para juzgar las necesidades de tratamientos contra el cáncer. Así, privado de su licencia médica, el Dr. Hamer dependía ahora de otros doctores para obtener escáneres cerebrales y registros médicos de pacientes.

Pero estaba determinado a continuar su trabajo. Para 1987 ya había analizado más de 10.000 casos y fue capaz de expandir su descubrimiento de las Cinco Leyes Biológicas de la Nueva Medicina Germánica a prácticamente todas las enfermedades conocidas en la medicina. Mientras tanto la prensa y la medicina establecida no pararon de atacar su trabajo. Periodistas y médicos «expertos» retrataban al Dr. Hamer como charlatán, sanador milagroso autoproclamado, líder de culto, o criminal demente quien negaba a los pacientes con cáncer los tratamientos convencionales 'salva vidas'.

Hubo aún, solicitudes para evaluar su condición mental por parte de psiquiatras elegidos por la corte.

El 21 de Julio de 1988, el tribunal de primera instancia de Coblence cita al Dr. Hamer a comparecer ante la cámara correccional del tribunal, para someterle al examen del profesor Horn, director del hospital psiquiátrico regional. El intento de internarlo a la fuerza en una institución psiquiátrica fracasa.

El 21 de Marzo de 1997, el Dr. Hamer fue arrestado. Tras pasar un día en el calabozo, la juez Nagel, en Colonia (Alemania), lo sentenció a 19 meses en prisión, por haber proporcionado a tres personas información médica, sin tener licencia médica.

Según resolución judicial, el Dr. Hamer «podía ser visitado en prisión media hora dos veces al mes, previa solicitud, y a ser posible, en grupo». Medidas inconcebibles, ya que se le trata como a un peligroso criminal... En contraste, 13 años después de haber asesinado a Dirk Hamer, en 1991 Víctor Emmanuel de Saboya había sido sentenciado a solo 6 meses de audiencias por la posesión ilegal de un arma.

Cuando el Dr. Hamer fue arrestado, la policía buscó sus archivos de pacientes. Subsecuentemente, un fiscal se vio forzado a admitir durante el juicio que, después de 5 años, 6.000 de 6.500 pacientes casi todos con cáncer 'terminal' estaban aún vivos. Y así, irónicamente, fueron sus oponentes los que proveyeron las estadísticas actuales probando el notable índice de éxito de la Nueva Medicina Germánica. Todavía, hasta hoy en día, la Universidad de Tübingen rehúsa probar el trabajo científico del Dr. Hamer a pesar de dos órdenes de la corte en 1986 y 1994.

De igual manera, la medicina oficial rehúsa aprobar la Nueva Medicina Germánica a pesar de las numerosas verificaciones tanto por parte de médicos como de asociaciones profesionales.

El 9 de Septiembre del 2004 el Dr. Hamer fue arrestado en su casa en España... y después de un año y medio en la prisión francesa de Fleury Merogis, el Dr. Hamer fue finalmente liberado en Febrero del 2006.

Mientras tanto, la Nueva Medicina, ya ha sido validada por médicos y científicos competentes. Pese a que con una verificación basta, ya se han hecho 20. A pesar de ello, la prensa y medios de comunicación en general no han escatimado los epítetos insultantes en relación al Dr. Hamer. Y los colegios médicos, sólo se han sumado a las voces de descrédito, sin querer afrontar el reto de estudiar esta gran aportación a la medicina, incorporarla a los estudios universitarios y ponerla a la práctica en beneficio de todos. Especialmente de los enfermos actuales y de la investigación futura.

Si ellos no lo hacen, ¿Quién se supone que debe hacerlo? O es que, tal como los cancerosos pintaron en 1956, en los muros del Hospital de Villejuif de París: «DEL CÁNCER VIVE MUCHA MÁS GENTE QUE LOS QUE MORIMOS».


CONSPIRACIÓN SIONISTA

El Dr. Hamer afirma haber sido víctima de una Conspiración Sionista, que se ha apropiado de sus descubrimientos de la Nueva Medicina, para aplicarla exclusivamente a judíos, condenando con ello a muerte a DOS MIL MILLONES DE SERES HUMANOS que pudieron haberse salvado, y sin embargo, se les dejó morir, torturados hasta la muerte con los agresivos tratamientos de la Medicina Oficial (Quimioterapia, Radioterapia y Morfina), en lo que califica como «el más horrible crimen de la historia de la humanidad».

La Nueva Medicina ha sido verificada y utilizada en secreto desde hace 27 años sólo para el pueblo judío.

He aqui las cartas que el Dr. Hamer dirigió en su momento a altos cargos sionistas en las que les pide que se hagan conscientes de su responsabilidad y que den la orden de levantar el boicot a la Nueva Medicina para los no judíos, permitiendo asi que estos pacientes puedan ser salvados:

  • Carta del Dr. Ryke Geerd Hamer al Sr. Jefe de los rabinos
    Dr. med. Menahem Mendel Schneerson
    22 de Junio de 1986.

  • Carta del Dr. Ryke Geerd Hamer al Sr. Paul Spiegel
    Al Presidente del Consejo Central de los judíos de Alemania
    Sr. Paul Spiegel
    6 de Diciembre del 2000.

  • Carta del Dr. Ryke Geerd Hamer al Sr. Paul Spiegel
    A la atención del Consistorio Central de los Judíos de Alemania
    Sr. Paul Spiegel
    10 de enero del 2001.

  • Carta del Dr. Ryke Geerd Hamer al Sr. Rabino DENOUN
    Sr. Rabino DENOUN
    Consistoría Central de los Grandes Rabinos de Francia
    5 de Marzo, 2001.

  • AHORA, ¡LA GERMÁNICA NUEVA MEDICINA®, NO SÓLO PARA LOS HEBREOS!

    El 17 de Diciembre del 2008 ha tenido lugar en Noruega un acontecimiento que pasará a la historia de la humanidad.

    El Gran Rabino Dr. Esra Iwan Götz ha firmado un documento en el que reconoce públicamente que los Doctores judíos, y especialmente todos los oncólogos, mayoritariamente judíos, efectúan a sabiendas dos tipos de tratamiento (según la religión). A los judíos se les trata según la Germánica Nueva Medicina® y a los no judíos se les da el tratamiento oficial de tortura con quimio y morfina.


    Esta es la traducción del documento firmado en Noruega el 17 de Diciembre del 2008:


    Editorial de la Germánica Nueva Medicina®

    Extracto de la reunión mantenida el 17-12-2008 en las oficinas del abogado Erik Bryn Tvedt.

    En presencia de los siguientes participantes:

    Sra. Erika Pilhar
    Sra. Olivia Pilhar
    Sr. Ing. Helmut Pilhar
    Sra. Vera Rechenberg
    Sra. Arina Lohse
    Rabino de rabinos Dr. Esra Iwan Götz
    Sra. Bona García Ortin
    Dr. Ryke Geerd Hamer

    Los participantes en esta reunión manifiestan una alarmante preocupación por el hecho de que cada día, y tan sólo en Alemania, más de 1.500 pacientes son maltratados y torturados hasta la muerte con quimio y morfina. Con la ayuda de la Germánica Nueva Medicina® casi todos podrían sobrevivir. Esta situación que ha llevado a la muerte, tan sólo en Alemania, a más de 20 millones de pacientes no judíos, es el motivo de esta reunión.

    Los participantes han constatado que:

    La Germánica Nueva Medicina® fue descubierta hace 27 años e inmediatamente divulgada. Desde entonces, y mediante un artículo redactado por el Sumo Rabino Menachem Mendel Schneerson e incluido en el Talmud, todos los rabinos del mundo deben hacer que los pacientes hebreos sean tratados con la Nueva Medicina (así denominada al inicio), ahora denominada Germánica Nueva Medicina®. La terapia de la Germánica Nueva Medicina® permite un 98% de superviviencia.

    Lo peor fue, como el propio Gran Rabino Dr. Esra Iwan Götz testifica, que en dicho artículo se añadió que deben utilizar los medios necesarios para impedir que los pacientes no judíos practiquen la terapia que ofrece la Germánica Nueva Medicina®. Según el Gran Rabino Dr. Esra Iwan Götz, lo más aberrante es, no sólo que todos los rabinos conocen que la Germánica Nueva Medicina® es verdadera y han cumplido la orden de que ningún paciente judío sea torturado con quimio y morfina, sino que todos los doctores judíos, y especialmente todos los oncólogos, mayoritariamente judíos, efectúan a sabiendas dos tipos de tratamiento, una verdadera terapia o un tratamiento de tortura (según la religión).

    El boicot a la Germánica Nueva Medicina®, como ha sido confirmado por el Gran Rabino Dr. Esra Iwan Götz, no es una cuestión de ignorancia, de error o de falta de información, sino un genocidio dirigido, planificado.

    Frente a este monstruoso crimen, a causa del cual en los últimos 27 años han sido sacrificados alrededor de 2 mil millones de seres humanos, los participantes de la reunión piensan que es necesario urgentemente informar sobre este delito a la opinión pública mundial.

    Entre los judíos existen corrientes tales como «WORLD UNION FOR PROGRESSIVE JUDAISM» (UNIÓN MUNDIAL PARA UN JUDAÍSMO PROGRESISTA), a la cual pertenece el Gran Rabino Dr. Esra Iwan Götz, que rehúsa ser cómplice de este crimen.

    Por esta razón, hacemos un llamamiento a todos los hombres y mujeres íntegros para que se comprometan en poner fin a este crimen, a fin de que todos los pacientes, también no judíos, puedan beneficiarse de la Germánica Nueva Medicina®.

    Junto con el Gran Rabino Dr. Esra Iwan Götz hacemos un llamamiento a todos los Rabinos, y especialmente a los oncólogos para que: «Detengan este crimen y este genocidio mundial de los no judíos».

    Sandefjord, a 17.12.2008

    Sra. Erika Pilhar
    Sra. Olivia Pilhar
    Sr. Ing. Helmut Pilha r
    Sra. Vera Rechenberg
    Sra. Arina Lohse
    Sra. Bona García Ortin
    Rabino de rabinos Dr. Esra Iwan Götz
    Dr. Ryke Geerd Hamer
    Este texto y estas firman han sido certificados legalmente por el abogado:

    Erik Bryn Tvedt, en su despacho: Rechtsanwalt Erik Bryn Tvedt (Abogado)


    Y éste es el documento original:




    «Primero te ignoran. Luego se ríen de ti. Luego luchan contra ti. ¡Y entonces, tú ganas!»

    (Mahatma Gandhi).



    MÁS INFORMACIÓN:
  • Nueva Medicina Germánica (Sitio Oficial).
  • GNM (Compilación en Free News)
  • GNM (Compilación en Biblioteca Pléyades)