CHAU...ADIOS A LA LIBERTAD EN BLOG


ESTE ES MI NUEVO SITIO,(todavía en construcción),AL CUAL ME TRANSLADO, CUANDO BLOGGER APLIQUE CENSURA. GRACIAS.

MIENTRAS PUEDA SEGUIRE EN ESTE BLOG




miércoles, 29 de febrero de 2012

NEUROCIENCIA,MUSICA Y VEJEZ

La lentitud del procesamiento mental al envejecer no es inevitable, al menos en algunos aspectos. Y un modo de evitarla es ser músico, aunque no sea de manera profesional.

Saber tocar la guitarra, el piano, u otro instrumento musical puede fortalecer el cerebro del músico de tal modo que esa robustez extra compense algunos efectos nocivos importantes que el envejecimiento ejerce sobre las capacidades cognitivas.

Esto es lo que indican los resultados de un estudio llevado a cabo por el equipo de Nina Kraus en la Universidad del Noroeste, Estados Unidos. Que se sepa, este estudio es el primero que aporta evidencias biológicas de que tocar música con cierta frecuencia y a lo largo de la vida tiene un efecto beneficioso sobre el proceso del envejecimiento.

Comparando las reacciones cerebrales automáticas de músicos ancianos con las de gente de su edad o joven que carecía de esa formación musical, Kraus y sus colaboradores del Laboratorio de Neurociencias Auditivas en dicha universidad han comprobado que los músicos ancianos contaban con una ventaja significativa en su capacidad de reacción mental rápida ante ciertos estímulos.

Los músicos de la tercera edad no sólo superaban a la gente de su edad sin formación musical, sino que además eran tan veloces y precisos en la codificación de estímulos sonoros como los jóvenes sin formación musical.

Esto refuerza la idea de que interpretar música con cierta frecuencia a lo largo de la vida ejerce una influencia beneficiosa profunda en el funcionamiento del sistema nervioso.

Saber tocar música da ventajas cognitivas en la vejez.

Saber tocar un instrumento musical sirve, por supuesto,

para interpretar música. Pero también aporta muchas

otras habilidades a la persona que ha recibido dicho

entrenamiento musical, por ejemplo en áreas como

el lenguaje, el habla, la memoria y la atención.

En años recientes se ha sabido que el cerebro

del músico realza selectivamente los elementos

portadores de información presentes en los sonidos.

Las ventajas de ser músico, aunque no se ejerza

profesionalmente sino sólo como hobby, abarcan

áreas muy diversas. Los músicos tienen más éxito

que los no músicos en el aprendizaje de los

patrones sonoros de un nuevo lenguaje

correspondientes a las palabras. Los niños con

formación musical muestran una actividad neuronal

más robusta para registrar los cambios de frecuencia

en los sonidos del habla, tienen un mejor vocabulario,

y una mejor capacidad de lectura que los niños que

no recibieron entrenamiento musical.

Los músicos, entrenados por su actividad para

escuchar sonidos incorporados en una rica red de

melodías y armonías, están mejor preparados que

la gente sin formación musical para entender el

habla de su interlocutor en un ambiente ruidoso.

Muestran un aumento de su capacidad sensorial y

cognitiva que les da una clara ventaja para el

procesamiento del habla en un entorno que dificulte

la escucha.

En definitiva, el efecto de la formación musical sobre

la mente puede ser comparado al que tiene el ejercicio

físico sobre el cuerpo.


Copyright © 1996-2012 NCYT | (Noticiasdelaciencia.com /
Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores.
Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier
medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción,
la adaptación y la elaboración de texto adicional de este
artículo han sido realizadas por el equipo de NCYT.

por maria angelica sassone