CHAU...ADIOS A LA LIBERTAD EN BLOG


ESTE ES MI NUEVO SITIO,(todavía en construcción),AL CUAL ME TRANSLADO, CUANDO BLOGGER APLIQUE CENSURA. GRACIAS.

MIENTRAS PUEDA SEGUIRE EN ESTE BLOG




martes, 8 de mayo de 2012

Cocina Vegetariana y Receta semanal

Receta de esta semana: Flan con tomate y aceitunas negras

Preparación

Ingredientes

Cortar en cubos el pan.
Verter en un bol, la leche, y los tomates.
Agregar el pan y dejarlo hasta que esté bien remojado.
Pasarlo por la licuadora.
Semibatir los huevos y agregárselo a la preparación anterior junto con la crema de leche.
Condimentar con la salsa Ketchup, sal, pimienta.

Incorporar las aceitunas y mezclar.

Enmantecar bien una budinera con tubo central y volcar la preparación.
Cocinarlo en horno moderado a 180º a Baño María durante 45 o 50 minutos o cuando al introducir un palito de brochette, éste salga húmedo pero sin nada adherido.

Apagar el horno y dejarlo allí hasta que tome temperatura ambiente.
Llevarlo a la heladera y una vez frío pasar el fondo del molde rápidamente por la llama de la hornalla o sumergirlo en agua caliente y retirarlo enseguida.

Desmoldarlo sobre una fuente y decorarlo a gusto con lechuga cortada en juliana, rodajas de tomates, aceitunas y mayonesa.
Se sirve frío.

Porciones: 4

300gramos de rodajas de pan negro
1 taza de leche (250cc)
1 taza de tomate cubeteados (250cc)
1 taza de crema de leche (250cc)
¼ taza de aceitunas negras fileteadas
5 huevos
2 cucharadas de salsa Ketchup
Sal, pimienta

Para decorar
Lechuga, tomate, aceitunas, mayonesa

Provista por


Alimento Estrella:"Alforfón o trigo sarraceno"

Gentileza de

El alforfón o trigo sarraceno es un grano que aúna proteínas de buena calidad, vitaminas y minerales y un sabor intenso. Con su harina se elaboran las crepes más auténticas.

Aunque hay constancia desde el neolítico de la existencia del trigo sarraceno en Europa, su domesticación como alimento se produjo en la provincia china de Yunnan, al sur del país, en la que se conservan restos datados hacia el 2.600 a.C. Aquí lo llamamos alforfón, del árabe al fur fur, o bien trigo sarraceno, debido probablemente a que lo trajeran los cruzados. Pero aunque se le llame trigo, esta preciosa planta no es un cereal.
En realidad el Fagopyrum esculentum es una planta herbácea que pertenece a la familia de las poligonáceas, al igual que la acedera, el ruibarbo o la bistorta.
En Asia siempre ha sido apreciado por su valor nutritivo y de hecho es más caro que los cereales. Hoy son esas propiedades nutricionales y sus beneficios para la salud los que lo están poniendo de nuevo de actualidad. Es un alimento del pasado con mucho futuro.

Equilibrado y protector
El alforfón es un excelente ejemplo de calorías de calidad, sanas aunque abundantes, y por tanto merece un hueco en nuestros menús.
Proteínas vegetales de calidad.Las proteínas deficitarias en varios aminoácidos que limitan su aprovechamiento, entre ellos la lisina. Las proteínas del alforfón, que sí contienen este aminoácido, se aprovechan en un 74%, lo que supone más de 9 gramos reales por cada 100 gramos.
Sin gluten.La otra ventaja de las proteínas del alforfón es que están libres de gluten, lo que las hace aptas para celiacos. Aliado del intestino. Su aporte de carbohidratos, también elevado, oscila entre el 67% y el 75%. De ellos la mayor parte es almidón. El resto es fibra dietética, soluble e insoluble. La fibra es mayor en el grano entero o partido y menor en la harina obtenida del grano pelado, pero aun así es considerable. La soluble contribuye a reducir y ralentizar la absorción de las grasas y de la glucosa, lo que resulta interesante en la diabetes. Y tiene efectos beneficiosos en la prevención del cáncer de colon o el colesterol. Al mantener la sensación de saciedad ayuda asimismo a no picar entre horas. La insoluble mejora el tránsito y la higiene intestinal.
Pocas grasas.El contenido en grasas es bajo (1,7%) y además estas tienen un perfil saludable, al tratarse en su mayor parte de ácidos grasos monoinsaturados, en particular el oleico, y poliinstaturados.
Rico en vitaminas y minerales.En cuanto a vitaminas destaca su aporte de las del grupo B, particularmente B2, B3, B5, B6 y ácido fólico o B9. De entre los minerales es una excelente fuente de manganeso, magnesio, cobre y fósforo, además de aportar cinc, potasio, hierro y selenio.
Protección antioxidante. Además, contiene pequeños tesoros en forma de flavonoides, entre los que destaca la rutina, que ayuda a regular el colesterol y a prevenir la hipertensión arterial.

Cómo prepararlo
Su preparación básica es fácil y rápida, aunque algunos recomiendan un remojo previo. Bastará con hervirlo en agua, leche, caldo o lo que se quiera con una pizca de sal entre 15 y 20 minutos. Necesita el doble de su volumen de líquido y su textura siempre es firme aunque el grano esté abierto.
En general combina bien con casi cualquier ingrediente: verduras, setas, cereales y legumbres, pero particularmente bien con lácteos de sabor suave.
Una de las recetas más famosas son las galettes y las crepes bretonas. Si se quiere experimentar con el pan en un principio no conviene superar el 20% o 30% de harina de alforfón. El sabor es intenso y al pan le costará crecer.

http://www.ecoportal.net/